Cargando…

Adonay Kustanilló. Exposición de pintura

¿Qué tiene un cuadro de protagonismo en una cafetería?

Mientras te tomas un café o una cerveza y charlas con tus amigos; o los estás esperando y te encuentras leyendo la prensa. Mientras te refugias del frío de la tarde y la lluvia otoñal…

Tus ojos vadean las esquinas del local y chocan de vez en cuando, con otros ojos ajenos que sobrevuelan y puentean las figuras que se arremolinan frente a la barra. La música de fondo se mezcla con las voces y carcajadas distendidas de un rato efímero.

Pero, de pronto, la mirada se gira y se topa con la pared. Está llena de obras de arte. Cada una con un título en un idioma que no conocemos. “Es romaní” -nos comentan-. “El nombre del autor también, aunque suponemos que es un seudónimo”. La intriga a su obra provoca que nos acerquemos con curiosidad. Y es, entonces, cuando las figuras y los colores nos explotan en la imaginación…

No son cuadros abstractos. Son conceptuales.

El autor se basa en un tema para dar forma a una historia. Nos cuenta, entre pinceladas, su estado de ánimo o su opinión. Descubrimos, en uno de ellos, la mancha de sangre y el espejo roto que nos lleva a preguntarnos ¿hasta cuándo?, en alusiones a la violencia de género. O nos demuestra lo especialmente solos que nos encontramos ante la vida, ante nuestros problemas cotidianos… Incluso nos refleja lo difícil que resulta, para algunas personas, ser diferentes y no seguir los cánones rigurosos y estrictos de una sociedad en estado de puro cambio… También nos enseña lo fácil que resulta pasar de un momento calmo, a otro incierto cuando nos enfrentamos a una ruptura, como cambio drástico en nuestra vida.

Por otro lado, nos ofrece, en otra faceta, algunos momentos distendidos y más superficiales, aunque, de alguna manera, cotidianos: el verano y el calor angustioso de nuestra ciudad; o nos evoca a la noche y las fiestas de madrugada, cuando volvemos a casa derrotados pero felices, con la música en nuestras cabezas derrochando alcohol y con los zapatos en la mano. Ciudades hermanas y hermosas. La mirada en el tiempo, hacia lo que nunca fue o alguna vez quiso…

Son poemas de colores. Son ritmos a brochazos cortos. Intuyen un estado de pensamiento que va más allá de las formas y los ángulos.

Es, en resumen, otra manera de contar historias…

15181261_810296452444442_3530356978552304007_n

Exposición de pintura "Otalpes ta talora” de Adonay Kustanilló. 

Vivaldi. Café-Bar. Gil Cordero, 14. Cáceres. 

Hasta el 6 de enero de 2017

¿Quieres recibir semanalmente los eventos de Cáceres?

Te los enviamos a tu correo ¡para que no se te pasen!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies