Crónica a la exposición de A.J. Hidalgo en el Rincón del Arte del Hotel Ágora

Alfonso López Hidalgo, artista extremeño afincado en Toledo, nos muestra la visión de una Naturaleza muerta en continuo movimiento, en tonos puros y absolutos.

La difusión del colorido que nos conduce entre sus lienzos, comulga en silencio con esas mezclas entre paisajes y golpes de trazos difuminados, que se van alejando de nuestra visión y que nos acerca, a su vez, a la sensibilidad del autor.

Ocres, azules, rojos, anaranjados, en su esencia más pura, en algunas ocasiones, para dejarnos con la niebla de los azules grisáceos en sus reflejos verdes yuxtapuestos con blancos tristes. Traducen serenidad en torno a una figura, la suya, la de la mano de este artista polivalente que hoy nos acompaña y nos ofrece la magia de su sensibilidad a través de un día luminoso y nos adentra en el poema de sus transparencias en trazos sublimes con una limpieza de colores perfecta.

A veces, la dualidad en dos colores tan dispares a priori, nos mezcla sentimientos en calma, sobre los sueños que nos transportan por ese mundo tan suyo, en esa gruesa impronta de materia que va manchando, con el juego de su muñeca y el compás de su pincel o su paleta, las formas que luego vierte en el lienzo.

La explosión de color nos retrotrae en difusas mezclas con el horizonte como si el pensamiento volara libre, conjugando entre sí en el lejano entorno de formas y leyendas, dando paso a la imaginación para volar hasta allí donde el artista nos conduce con su musicalidad.

Hoy nos presenta retazos coloridos de naturaleza viva que bailan al compás de sus pinceladas y va escribiendo en la tela el recorrido de su trayectoria, quedando en el agua los restos de su improvisado margen, hacia la belleza más absoluta. Tonos del otoño diluidos en grises para tan solo vislumbrar aquello que nuestra imaginación va superponiendo pincelada a pincelada. Solo pequeños detalles, marcados como si no fueran con él, y que comulgan dentro de la nobleza y serenidad del paisaje en el que nos perdemos encontrando la armonía y la síntesis para no doblegarnos ante su horizonte.

En resumen, estamos ante una colección preciosista y armónica, que nos regala esa placidez que la propia naturaleza nos da y que Alfonso López Hidalgo nos quiere traducir con una maestría y sensibilidad propia de los grandes artistas.

Exposición de A.L. Hidalgo, en el Rincón del Arte del espacioÁgora, en el vestíbulo del Hotel Ágora, en Cáceres, C/ Parras, nº 25.

Se podrá contemplar hasta el día 8 de enero de 2018
Cargando…
Cargando…
Cargando…

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies