Cargando…

Exposición de pintura «Body of Work» en la Sala de Arte Nevacam.

No soy crítica de arte, cuento lo que veo, lo que me provocan las pinceladas y el color que se funden en un lienzo. Si se conmueven mis sentimientos y me emocionan; o por el contrario, me quedan vacía y laxa.

En esta exposición podemos encontrar de todo un poco. Desde el realismo más puro o indirecto, pasando por la figuración conceptual de un sentimiento ante un paisaje o una figura; hasta el abstraccionismo particular de sensaciones que mueven una paleta imbuida de colores y formas.

Óleos de Bernardino Sánchez Bayo descubriéndome el rostro y torso de una figura yacente en la que me mueve la incógnita de saber si esa persona muda, reflejada en el cuadro, podrá transmitirme su pena o su indiferencia.

La mezcla de colores y pinceladas sueltas, moviéndonos entre las aguas frías del “Acuario” de Fran Cabeza.

Las “Luces en Gran Vía. Madrid” o el “Anochecer en París” de Pedro Rodríguez, me transportan, siguiendo la estela de sus veladuras, por el paisaje urbano, en el que el pincel se mezcla “borrosamente” por los pasos de peatones y las luces de un anochecer incierto.

Las mezclas de tintas y pigmentos traducidos al mundo artístico de Felipe Pulido en el que el azul y el ocre, por un lado; y los verdes y dorados por otro, reflejan el trabajo y la inquietud diferente en dos obras independientes, pero con una relación entre sí.

Los paisajes acuarelistas de Federico Plasencia, uno de los cuales me sorprendió gratamente, alejándose un poco del hiperrealismo, ofreciéndonos el pórtico de una iglesia con una soltura distendida de luces y sombras magníficamente propuestas.

El descubrimiento de Irene Cuadrado, una artista que yo desconocía y que me ha sobrecogido con esa positividad cierta y magistral, en dos obras –“Diagonalmente” y “De Sólido a Líquido II”-, en las que puedo aprender a conjugar la figuración más pura con el asombroso renacer de la fusión de un mensaje romo y sencillo, sin más pretensiones que el sosiego; donde la calma y un nuevo concepto de realismo se mezclan en el mismo lienzo.

Las obras de Adrián Segura, “Eraserhead III: la niña que vino del mar”  y “El Dragón”, propuestas con monográficos de colores, uno en azules, el otro en verdes. Borrosas formas en magia de luces y sombras, claroscuros de trazos mezclados en figuración velada.

La acuarela de Felipe Alonso “Serie Grecia”, sobre un fondo blanco, de una figura femenina tumbada plácidamente en la hierba.

O los tondos de Nacho Lobato, el más grande en mezclas oscuras con una estela de ocres y blancos.

Éstas y otras obras de Helena Basagañas, Pepe Bonaño, Verónica Bueno, María Luisa de Mendoza, Julio Díaz, Miguel Hernández, Paco Lafarga, Nacho Llanos, Rafa López, Dayra Madrona, Gemma Morillo, Íñigo Navarro o Maricruz Reina conforman el conjunto de 22 artistas plásticos de distintos puntos geográficos de España, que se dan cita en una nueva propuesta, comisariada por Adrián Segura, en una exposición que no os dejará indiferente, por la mezcla de estilos y recorridos variados.

Un compendio de obras de arte que puedes disfrutar hasta después de pasadas las fiestas navideñas. Abierta al público en horario comercial.

BODY OF WORK - Cáceres

¿Quieres recibir semanalmente los eventos de Cáceres?

Te los enviamos a tu correo ¡para que no se te pasen!

1 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies